• Tu Higiene Bucodental

    Tu Higiene Bucodental

    Comenzamos con nuestra serie de artículos destinados a la higiene bucodental. Le dedicaremos un apartado especial, porque es una de las medidas de prevención más importantes.

    Una buena higiene bucodental, además de darnos un buen aspecto haciendo que nos sintamos bien, permitiéndonos hablar y comer apropiadamente, es importante para nuestro bienestar general. La higiene bucodental está estrechamente relacionada con el estado general de nuestra salud.

    Iniciamos con una puesta en situación de los diferentes elementos que están implicados, e iremos desarrollando posteriormente diversos artículos, con el objetivo de contribuir a aclarar dudas y afianzar hábitos.

    ¿Qué entendemos por Buena Higiene Bucodental?

    • Las encías han de presentar un color rosado y no deben doler o sangrar durante el cepillado o la limpieza con hilo dental.
    • Los dientes están limpios, sin restos de alimentos.
    • No existe un mal aliento constante.

     

    En definitiva, una buena higiene bucal proporciona una boca que luce y huele de forma saludable.

    Para aumentar la resistencia de los dientes tenemos que cuidar nuestra dieta y dar un lugar prioritario a la higiene bucodental. Asimismo, es fundamental que dichos hábitos se adquieran desde edades muy tempranas.

    Hemos de incorporar a nuestra rutina diaria una serie de acciones, que va a ayudar a controlar la acción de la placa bacteriana sobre las superficies de las diferentes estructuras dentales y bucales.

    Para ello hemos de tener en cuenta unas pautas básicas teniendo en cuenta que durante las diferentes etapas de la vida las condiciones de la cavidad oral cambian, por lo que las necesidades de higiene bucal se deben adaptar de acuerdo a las características específicas de cada uno de nosotros:

    • Hay que realizar diariamente la limpieza de los dientes y de la lengua utilizando un cepillo adecuado, que junto a una correcta técnica de cepillado, garantizará la eficacia de nuestra acción.

    • Para asegurar la limpieza de los espacios existentes entre dientes utilizaremos la seda dental o los cepillos interproximales. El dentífrico, junto con los enjuagues bucales, complementa la acción.

    Disminuir el consumo de azucares, café, cigarrillos, alcohol, té y bebidas gaseosas. Y consumir una dieta saludable que proporcione los nutrientes necesarios en vitaminas A y C, en particular, que ayudan a prevenir la enfermedad de las encías.

    autorMitar Gavric

     

    Para sentirnos bien, la salud bucal es muy importante, por lo que es necesario que nos preocupemos de mantener unos hábitos saludables y ¡RECORDAR visitar al dentista 1-2 veces al año para que realice una revisión!.