• ¿Qué es el Bruxismo?

    ¿Qué es el Bruxismo?

    Conocemos el término bruxismo como rechinar o apretar los dientes. Se define como una actividad repetitiva de un sistema, que no tiene propósitos funcionales. Apretamiento o rechinamiento de dientes, referido al acto de apretar y deslizamiento mandibular constante, entrando en contacto las superficies dentales y desencadenando desgastes.

    El bruxismo se define como una actividad parafuncional oral y puede presentarse durante el sueño o en vigilia. Existe una subclasificación en bruxismo primario y budismo secundario.

    Bruxismo primario: existe apretamiento o rechinamiento dormido o despierto, pero sin ninguna consecuencia evidente.

    Bruxismo secundario: hablamos de una parafunción asociada a problemas neurológicos, psiquiátricos, desordenes del sueño o administración de drogas, existiendo claras consecuencias en el paciente.

    Ambos tipos de bruxismo pueden presentarse en niños y adultos; para su tratamiento debemos diferenciar el tipo de bruxismo, así como el desgaste dental fisiológico y el desgaste producido por la actividad bruxista.

    A menudo es común encontrar una sensibilidad aumentada al frío e incluso al calor, debido al desgaste severo dental y la entrada al nervio prácticamente expuesta.

    Causas
    Muchas teorías etiológicas se han descrito para explicar la aparición del bruxismo, la mayoría sugiere que se debe a múltiples factores involucrados.
    Entre éstos:

    – Factores morfológicos: hace referencia a las alteraciones en la oclusión dentaría, y a anormalidades articulares y óseas.

    – Factores patofisiológicos: se refieren a una química cerebral alterada.

    – Factores psicológicos: se relacionan a desórdenes psicosomáticos, ansiedad, y/o problemas de personalidad.

    Aunque hay evidencia científica de que el bruxismo es de origen multifactorial, hay factores tales como el hábito de fumar, la presencia de enfermedades, el trauma y la herencia, así como factores psicosociales y el estrés, que podrían ser también factores desencadenantes.

    mujer dormida con ceño fruncido

    Tratamiento
    El tratamiento debe ir enfocado a los factores etiológicos, es decir, ir al origen del problema, realizándose entonces un análisis de la oclusión para su correspondiente estabilización.

    Podríamos hablar de rehabilitaciones complejas, como en el caso de desgastes muy marcados, en los que hay que devolver la anatomía y por ende la dimensión vertical perdida.

    En casos con molestia severa es de máxima ayuda el tratamiento estabilizador de la oclusión conjuntamente con tratamiento de fisioterapia, para relajar los músculos de la articulación temporomandibular.

    El bruxismo se trata con férulas oclusales, lo que ha demostrado ser eficiente para evitar desgastes dentarios, disminuir el dolor facial y la fatiga muscular.

    Ayuda mucho cambiar conductas parafuncionales y hábitos de vida como la ingesta de alcohol, tabaco, café y otros estimulantes del sistema nervioso, antes de dormir.

    En adultos han demostrado tener efectos positivos las terapias farmacológicas basadas en relajantes musculares, que provocan una disminución de la actividad nocturna,

    Actualmente la toxima botulínica A ( Botox) está comenzando a utilizarse en cuadros de bruxismo con éxito, ya que se consigue relajar el músculo y por lo tanto disminuir su actividad.

    El tratamiento del bruxismo en niños debe ser lo menos invasivo posible, evitando acciones clínicas y medicamentos. El tratamiento de primera elección para el bruxismo en niños debe ser una correcta comunicación y educación a los padres y al niño, y continuar con técnicas de relajación.

    Odontologia la moraleja, Clínica dental Santo Domingo

Envía Un Comentario

Cancelar